Close
Skip to content

Arepita de manteca pa mamá que da la teta, Arepita de cebada pa papá que no da nada ¿?

Recuerdo un día en el camerino que estaba @ingridserranoduque con su hija Bernarda  bebecita, creo que no llegaba al año. Y estaba cantando la famosa canción Arepita para entretener a la bebé. Los demás que estábamos ahí, cantábamos también.

Ingrid tenía una versión que me impactó:

“Arepita de mantenca pa mamá que da la teta.

Arepita de cebada para papá que hace empanadas”.

La letra tradicional dice “pa papá que no da nada”.

En ese momento que oí la versión de Ingrid yo tuve un momento WAO. Fue como: “obvio que esa letra hay que cambiarla”

Cuando me tocó el turno de enseñarle Arepita a mi hijo mayor, me apropié de la versión de Ingrid y evangelicé a mis papás, a mi suegra y a mi esposo para adoptarla.

¿Por qué? Porque es que es obvio que papá da … y da MUCHO.

Empecemos con que Papá da la vida. ¿Lo habían pensado? Entonces ya por ahí, la canción tenía un pequeño error.

Segundo, Papá es un gran cuidador. En mi caso, siempre digo que #Chiqui (el padre de mis hijos) es mejor mamá que yo. Por ejemplo, es un artista del cambio de pañal, lava los rabos como nadie en el mundo y es el mejor cocinero.

Es por esto que yo amo el término apapantamiento para referirse a los papás que también dan teta. Sí, sí. Porque las mamás que damos teta necesitamos de un papá que dé la teta también.

¿Cómo es eso?

Es el papá que te apoya cuando la gente  te dice que tú leche no llena al bebé, que eso ya es pura agua. Que se despierta contigo en las madrugadas eternas, te soba los pies y te ofrece un sanduche a las 4 de la madrugada porque sabe que tienes hambre de preso.

Es el papá que no le importa que tus tetas las haya visto la humanidad entera. Que sabe es la mejor nutrición para su bebé y es el papá que te apoya cuando con fiereza dices “esa teta es mía” y empiezas la misión del destete.

Un papá que hace empanadas, como cantaba Ingrid, está presente no solo en lo de dar la teta. Es apoyo y contención amorosa de mamá, de bebé. Y se vuelve más imprescindible cuando llega otro bebé a casa, porque tiene el rol de manejar el universo emocional del hermano mayor.

Es más, Papá da tanto que yo creo que deberíamos hacer una campaña para que en todos los hogares se cambie esa versión de Arepitas. ¿Me acompañan?

Texto en homenaje a mi Papito que hacía los mejores sanduches y los mejores teteros. El mejor chófer y copiloto.

Y en homenaje a mi Chiqui @makencie el mejor compañero de viaje. Gracias por gestar,parir, dar teta y criar conmigo.